• Travazona

Sueños de libertad: personas trans en situación carcelaria


Invisibilidad y abandono jurídico institucional


Luego de lo desgastante del 8M, al ganar por primera vez una batalla en donde las personas trans fuimos incluidas no solo en el documento, sino además en la consigna a nivel visual y del entendimiento que el feminismo debe ser base de todas aquellas luchas que se plantean enfrentando a la sociedad y al constructo patriarcal heterosexual impuesto, visibilizándolo desde esta patria también trava-trans y sudaca, sentí que ya había terminado parte de una lucha con una inserción e inclusión en ciernes.


Luego del último debate en Mala Junta Patria Grande en el contexto del pre 8M donde me habían invitado a un taller en donde irrumpí con una oratoria de interpelación sobre el binarismo sostenido inconscientemente, en ese contexto conocí a Inti, y habiendo escuchado el debate y las exposiciones quedamos en trabajar sobre el tema de las personas trans, principalmente femineidades travestis y trans (que es mi lucha primaria) en situación carcelaria.


Si bien desde oficinas gubernamentales y articulando desde el lugar que hoy ocupo laboralmente, nos habían llegado consultas y ejecutamos acciones respecto de las indefensiones de las personas trans dentro de los muros las cuales fueron contrarrestadas, eran estas solo una señal, una débil señal que emitía un grito silencioso para poder acceder a la Justicia.


Sabemos bien por nuestra propia historicidad que nuestra familia es la orfandad, la expulsión y la soledad, vemos cómo estas se acrecientan cuando desde la situación carcelaria tornan nuestras vidas abrumadoras.


El no poder acceder al contacto familiar, por el abandono y las exigencias del servicio penitenciario a la hora de ingresar a un pabellón, hace que nuestra población sufra un abandono brutal, además de la construcción mental desde nuestras identidades que, cuando somos una ilegalidad hecha carne aún con leyes que supuestamente equiparan principios de legalidad[1], no sucede.


Debido a que nuestro constructo social internalizado decreta que somos aún hoy delito, y si bien podemos cometerlos por la inequidad imperante en la acción de los derechos solo sustentados para el binarismo, la sociedad jurídica sobretodo, no tiene la formación de salvaguardar esa soledad y violencia impuesta por invisibilización e irresponsabilidad de décadas de parte de los Organismos Gubernamentales, las Ciencias, el Estado y hasta la mismísima Nación en su Constitución.


Según una ONG que defiende los derechos de las personas trans y travestis presentó el primer informe ante el Comité contra la tortura de la ONU, denunciando violencia y muertes de mujeres trans en cárceles de la provincia: “… pedimos expresamente el cese de la persecución. Desde el Comité (contra la tortura de la ONU) Lo leyeron lo tuvieron en cuenta y sirvió para que le hicieran pregunta al Estado…” sentencia la nota[2], relatando los sucesos de las muertes por condiciones desfavorables de nuestra población, La denuncia que se presenta al Comité contra la tortura de la ONU servirá para que el organismo internacional pueda acceder a una realidad hasta ahora no denunciada en el país, así como para que el mismo le exija al gobierno nacional políticas efectivas para reducir la violencia contra la población trans y travesti. Por esto mismo, desde la organización especificaron que “de la totalidad de las mujeres travestis y trans detenidas en la Unidad 32 del Servicio Penitenciario Bonaerense el 85% son migrantes sudamericanas, 70% de nacionalidad peruana”. finaliza la nota.


Si sostenemos lo anteriormente dicho más la presentación de esta organización, vemos como la invisibilización desde el sistema penitenciario es apabullante, y los relatos de mis hermanas de la Patria Grande aseveran y certifican la brutalidad y la soledad jurídica y social.


Luego de varias charlas y acciones de coordinación con Inti, decidí participar de la jornada de reflexión sobre el acceso a los derechos de las poblaciones vulnerables, a realizarse en la Unidad IV del Penal de Ezeiza el día lunes 09 de abril, junto con población de mujeres y trans privadas de su libertad para brindar información jurídica y recibir consultas respecto a las problemáticas que las atraviesan. Dicha jornada se llevará a cabo en el marco del programa UBA XXII de Educación en Cárceles, a partir del dispositivo educativo “El Cuerpo Es Mío”, dictado por la carrera de Sociología de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.


Nunca la lucha fue tan fuerte, debido a que desde los derechos reconocidos hoy debemos pararnos y pivotear la legalidad para su cumplimiento efectivo, pues gran falla es tener derechos y no saber cómo defenderlos y aun peor NO PODER TENER ACCESO A ELLOS.


[1] http://www.derecho.uba.ar/publicaciones/libros/pdf/la-cadh-y-su-proyeccion-en-el-derecho-argentino/009-pique-legalidad-y-retroactividad-la-cadh-y-su-proyeccion-en-el-da.pdf

[2]https://infocielo.com/nota/79569/denuncian_muertes_de_personas_trans_y_travestis_en_carceles_de_la_provincia/


Lara María Bertolini, Femineidad Travesti, Activista politica, en defensa, promoción y creación de derechos y obligaciones de personas travestis y trans.

  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono social Twitter
  • Icono social de YouTube

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com