• Travazona

Revista APERTURA: LA ENTREVISTA

Parte de la entrevista, donde nuevamente defiendo la identidad travesti, la cual es diezmada por la corporaciones LGBT que enseñan en el discurso que la “mujer trans” es lo que vale, las travestis somos expulsadas por nuestras mismas compañeras.


Pretenden exterminar la palabra e identidad travesti en pos de un binarismo del cual tanto reniegan, se adecuan, y este binarismo heteronormativo es el que nos sentencia a muerte A TODAS LAS TRANS diariamente.

REVISTA APERTURA

Otras formas de identificación


“No todas queremos ser mujeres trans. Voy en contra de la construcción social que pretende que todos seamos un hombre o una mujer. Yo me autopercibo travesti. No me identifico con la mujer, porque no tengo ningún privilegio de mujer. Hay que construir las cosas desde otro punto. La sexualidad ya se agotó. Hay otras formas de identificación”, enfatiza Lara María Bertolini; escucharla hablar es como participar de una clase magistral sobre diversidad. Ella es activista en defensa, promoción y creación de derechos de las personas travestis y trans, estudia Abogacía y se define como Femineidad Travesti y TraVajadora.


Hace muchos años, hubo un desfalco en la sucursal de la empresa en la que trabajaba y a la primera persona que llamaron para despedir fue a ella. Luego, se enteraron de que había sido la gerenta. “En ese momento, yo hacía shows de transformismo y ya había una imagen no binaria en transición muy fuerte. Aprovecharon la situación para despedirme”, menciona.

En paralelo a la transición que estaba realizando, fue buscando otros trabajos sin éxito. Hizo shows de transformismo en un boliche por dos o tres años, pero permanentemente sufría las redadas esporádicas de la policía federal. “A partir de los edictos policiales me aprendí a esconder. Cuando venía la policía, le pedían a los dueños la recaudación completa de la noche para no detenerme. Una vez lo hicieron, pero la siguiente ya no pudieron y me detuvieron”, relata. A continuación, la única forma de supervivencia para ella fue la prostitución.


“El hombre cumple su deseo. Como luego siente culpa de haber estado con una trans, la tiene que exterminar. El trauma lo tiene él, no nosotras. Hay una conciencia colectiva social de que a las travestis se las puede asesinar”, dice, en relación a la violencia que sufren las personas trans. “Tuvimos que crear una ley para que nos den la categoría de personas. Ahora se tiene que hacer una en provincia para reconocer el derecho laboral. La Ley de Cupo Laboral Trans se hizo muy livianamente y aún no se reglamentó. Además, no todas las personas trans están formadas para acceder a un trabajo. Es importante que estas leyes estén apoyadas en un sistema alterno de acompañamiento y educación”.


En 2005, Lara pudo dejar la calle porque comenzó a trabajar como modista. Confeccionó vestidos de alta costura. “Pedía trabajo por las redes. Me presentaba a las entrevistas cuando el Estado convocaba a personas trans para trabajar”, relata.


Hoy, Lara trabaja en la Procuración General de la Nación. “Un día me llamaron de la Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres  porque habían leído un trabajo mío y me propusieron una entrevista. Por teléfono, les dije: ‘Estoy contando $ 40 en monedas y $ 7 en la SUBE, no me llamen para decir que entrevistaron una trava, no quiero perder el tiempo’. Finalmente, fui a la entrevista y el 13 de marzo de 2017 entré a trabajar. No lo podía creer. Ahora estoy en planta permanente. El posicionamiento laboral de una persona trans le trastoca la vida trasversalmente”, cierra.

7 vistas
  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono social Twitter
  • Icono social de YouTube

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com