• Travazona

Por primera vez llega a la Corte Suprema un conflicto sobre identidad de género.

En 2012 Lara Bertolini pidió que su documento dijera “femineidad travesti”. Una jueza lo aprobó. Ahora tres jueces rechazaron el pedido.

6/12/2019 - 17:10Clarín.com Sociedad

Lara Bertolini solicitó que su DNI dijera “Femineidad travesti”. Ni hombre, ni mujer, porque las categorías de ese binomio no le permitían sentirse identificada. Hoy su caso está en la puerta de entrada de la Corte Suprema y ya es histórico porque de aceptar el caso, será la primera vez que en Argentina el Máximo Tribunal de Justicia se expida sobre la implementación de la Ley de Identidad de Género en relación a la documentación de las personas travestis, trans y no binarias.

Lara es estudiante de Derecho en la Universidad de Avellaneda y trabaja en el Ministerio Público Fiscal. Pide que se la nombre como “Travajadora”, con T mayúscula y v corta, para que se visibilice así su identidad travesti. También organizadora de la Fundación Travazona, que es un espacio en el que se piensan y promocionan derechos para el colectivo de personas travesti y transgénero.

Newsletters Clarín Lo más leído del día

Enterate de qué se habló hoy para no quedarte afuera del mundo


La historia que hoy la lleva a la Corte Suprema comenzó un tiempo atrás, cuando valiéndose de la Ley de Identidad de Género que rige en nuestro país desde 2012, se presentó ante la Justicia y solicitó que su documento dijese "femineidad travesti".

En primera instancia obtuvo un fallo favorable. La jueza nacional en lo civil Myriam Cataldi manifestó que respetar la identidad de género "es una cuestión de derechos humanos" y ordenó al Registro Civil que, "en lo sucesivo, con el fin de garantizar y reconocer legalmente la identidad de género autodefinida de cada persona, las solicitudes como la del presente caso se realizarán en ese órgano estatal administrativo, a cuyo efecto, deberá ponerse a disposición una multiplicidad de marcadores como opciones de género". Pero inmediatamente luego, la Dirección del Registro Nacional de las Personas (RENAPER) y el Registro Civil de la Ciudad de Buenos Aires se opusieron al pedido y la Sala G de la Cámara Nacional en lo Civil hizo lugar a la negativa.


En este punto, los jueces Carlos Belucci, Gastón Polo Olivera y Carlos Carranza, sostuvieron que "más allá del derecho que le asiste a toda persona de solicitar la rectificación registral y el cambio de nombre de pila e imagen cuando no coincidan con su identidad de género auto percibida”, el pedido de identidad en el DNI de Lara debía ser denegado. "Si se repara en que la modificación del sistema de registración debería tener en cuenta su repercusión en distintos ámbitos como el laboral, previsional, electoral, penitenciario y registral, entre otros, lo cual excede en mucho la presente información sumaria", expresaron en su fallo.

Lara Bertolini, acompañada por su defensora, Alejandra Gils Carbó.

“Es muy claro. El problema no está en el sistema Judicial, ni en las leyes actuales, ni en una parte importante de la sociedad que hoy nos acompaña. El problema es el aparato administrativo del Estado, que se establece como un aparato de control y que se niega a reconocernos como personas travestis y trans y nos sigue condenando al peor de los inframundos”, dice Lara a Clarín. Y cuestiona: “Por ejemplo, existe una ley de cupo laboral trans, pero si el propio documento no nombra esta identidad, ¿cómo puede cumplirse la ley? ¿Es discrecional del empleador determinar quién es trans y quién no?”.

Mientras se sucede este caso, en el sur del país, la Justicia también debatió este tema. Shanick Lucián Sosa Battisti había solicitado que su partida de nacimiento y su DNI dijera “no binario/ igualitario”. Ante la negativa del Registro Civil, el pasado 16 de diciembre, el Juzgado de Familia y Minoridad 1 de Ushuaia, a cargo del juez Alejandro Ferreto, hizo lugar al recurso de amparo presentado la ONG “Red Diversa Positiva”, y ordenó al Registro Civil de la ciudad que autorice a Shanick, de 26 años, a figurar en su documentación personal con sexo “no binario”.


“En el caso de los travestis, partimos de una identidad construida desde lo negativo. Durante décadas, para la ley fuimos seres “delincuenciales”. Nuestra expectativa de vida sigue siendo 35 años en un país como Argentina, donde la expectativa promedio supera los 70 años. La tasa de travesticidio es altísima y no hay acceso equitativo a derechos como la salud y la educación”, manifiesta Lara.

Con el patrocinio legal de doctor Emilio Buggiani y de la ex Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, Lara Bertolini presentó este jueves un Recurso Extraordinario ante la sala G, que le permitirá continuar esta pelea ante el Tribunal de la Corte Suprema. “No es sólo mi documento sino la puerta abierta que les dejo a las generaciones que me siguen, para que se erradique la cultura de la matanza de travestis y para que las personas travestis, trans y no binarias podamos aspirar a una vida digna que nos permita ser felices”.

64 vistas
  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono social Twitter
  • Icono social de YouTube

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com