• Travazona

Politicas publicas identitarias, el gran faltante en estas elecciones

Actualizado: ene 17

Comienza el período electoral, las PASO a una semana de arrancar la carrera partidaria a nivel nacional.

Vemos como comienzan otras elecciones sin propuestas certeras para el colectivo travesti transgénero no binarie, a lo largo de esta mitad del 2019 han recrudecido no solo los crímenes de odio, la exomarginalidad, el desvanecimiento de las luchas desde los diferentes partidos políticos.

vemos como el tokenismo cisexista no solo se establece en ámbitos donde se exhibe a la población trans, en este caso como adorno institucional, político y partidario.

según Blas Radi y a mi entender en una primera instancia podemos identificar al tokenismo como:

“Tokenismo” viene del inglés (token: símbolo), y  a veces se traduce como “florerismo”. Se usa para referirse a esa inclusión simbólica que consiste en hacer pequeñas -y superficiales- concesiones a grupos minoritarios para evitar acusaciones de prejuicio y discriminación. Esta práctica es generalmente ejecutada por personas que incorporan un número mínimo de miembros de grupos minoritarios para generar una ficción de igualdad o diversidad y dar una imagen progresista. 

Vemos entonces como de la posesión de los reclamos del colectivo travesti trans y no binarie por parte de las acciones políticas cisexistas que hablaban por nosotras pasaron a un punto ulterior de apropiación, el simbolismo utilizado en lo partidario.

No podemos ser ajenas a esta utilización, sabemos las falta de compromiso en la agenda emocional de la sociedad como describe Violeta Alegre argumentando la falta de compromiso, repercute seriamente en el armado de las políticas publicas y las acciones de los partidos políticos.

Desde la implementación de la Ley de Identidad de Genero y la Ley de Cupo Laboral Diana Sacayán, vemos como se ha paralizado por parte de los partidos políticos el reclamo de la aplicación de la norma en forma efectiva y solo se ha instaurado desde la mediatización el concepto de "derecho adquirido".

Este derecho adquirido lo podemos entender como tal si se apropiase cada identidad a la cual las leyes que se refieren, pudiendo usufructuarlo en la plenitud de la acción de cada derecho, ante la implementación de políticas publicas con rasgos de construcción binarias adecuándolas a la realidad travesti, trans y no binarie crea una laguna de conocimiento, entendiendo así que la realidad social de las personas trans exceden a las construcciones de políticas publicas binarias.


Entonces ¿ cómo podemos desde el propio colectivo enfrentar e interpelar las acciones paternalistas de los partidos políticos creyendo que las políticas publicas binarias sustentarán parte de la solución a las problemáticas del colectivo travesti, transgénero, no binarie?


Parte de esta problemática nace a mi entender de las transhegemonía interpretada desde la ley e identidad de género, o mas bien malinterpretada por la falta de entendimiento de entender la identidad sexual en clave de género, al limitarse el entendimiento solo en la posibilidad sexual binaria. Esta clave negociada en los albores de la aprobación de la LIG supieron ser un primer salvavidas T, ante la imposibilidad de estar establecidas dentro de una multiplicidad identitaria, siendo una negociación por supervivencia mas allá del desconocimiento de las categorías o conceptualización identitaria de esa época.

Sobreviviendo desde esta primera acción identitaria, si bien ha salvado muchas vidas al resguardarse en esta conceptualización restringida, nace como contrarrespuesta una lucha que a futuro hizo emerger las multiplicidad de categorías identitarias excediendo hoy el primer marco conceptual de la LIG.


Estableciendo el marco cultural de la transhegemonía, quedaba en el limbo identitario todo aquello que no pudo ser apropiado por la hegemonía de control, tanto de los aparatos del estado, sus órganos administrativos, sus políticas publicas que entendían que lo trans debería tener un prefijo binario para adecuarse a la realidad social y de estructura legal de la cisnorma.


Ante esta normalización purificadora el establecer las identidad particularísimas quedaban apartada de toda realidad social, mas aún sumando el entendimiento de la autopercepción como responsabilidad de la persona de identificarse, eximiendo así al estado de la responsabilidad dentro de la vida social de esa nueva identidad.


Ante esta inamovilidad identitaria, se desvanecen los reclamos de las políticas publicas no binarias, realizando una sujeción irreal a realidad legal que está disociada de la realidad.


Entonces si el marco conceptual de las políticas públicas cisgéneros acorralan a los derechos pluriidentitarios dentro del marco estructural de la cisnorma, poco podemos solicitar a los partidos políticos en relación a las políticas públicas.


Será menester y tarea titánica entonces de aquelles representantes partidarios del colectivo travesti trans y no binarie que acompañen a las diferentes campañas proselitistas plantear este reclamo del cambio de paradigma de construcción de políticas publicas cisnormadas.


Dependiendo esto no sólo del compromiso de la lucha colectiva y el reclamo popular, sino poder enfrentar de una buena vez al paternalismo de los partidos políticos que se resisten en poder entender y comprender la nueva construcción social de la realidad.


https://revistaanfibia.com/ensayo/que-es-tokenismo-cisexista/





  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono social Twitter
  • Icono social de YouTube

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com