• Travazona

Matrices universitarias de (in)visibilización travesti trans

Actualizado: ene 17

X encuentro interdisciplinario de ciencias sociales y humanas:


DE LA RESPONSABILIDAD EN LA EDUCACIÓN A LA OPACIDAD DE LOS GÉNEROS Y EL CORRIMIENTO DEL VELO IDENTITARIO

Cuesta comprender en un principio el vernos siendo sujetes de derecho en el ámbito de la educación, vemos como a lo largo de las experiencias educativas, les cuerpas trans identitarias específicamente viven una presión constante de ser adecuadas a la normativa educativa. La misma es replicada a lo largo de los escalonados períodos de educación en donde las personas transgéneros vivimos diferentes presiones para empujarnos a la normativización de nuestras cuerpas e identidades.

Sucede en los jardines maternales o infantes según referenciemos (y notemos como el lenguaje pone en posicionamiento no solo la responsabilidad educativa sino el rol de les niñeces en la educación)[1] cuando docentes se encuentran con la tarea en su gran mayoría de proceder al respecto identitario, criticando acciones respecto que por tradición cultural las niñeces son automáticamente presionadas a respetar la normatividad binaria imperante en este ámbito educativo.

Basta ver como muchísimas niñeces transgénero n no son respetadas sino que demás terminan judicializando su identidad, pasando las[2] normas administrativas por alto a la ley de identidad de género y su artículo 13 respecto de los registros administrativos.

El mismo caso sucede para las multiplicidades identitarias sostenidas desde el constructo de géneros, lo cual hace imposible poder reclamar respecto de las problemáticas sociales en tanto el aparato del estado en sus raigambres administrativas viola sistemáticamente las leyes correspondientes.

Esta violacion a las leyes correspondientes son excusadas por les operadores jurídicos que representan legalmente a estas instituciones estatales, que es en donde se generan estas resistencias, usando términos legales en donde encausan los agravios ocasionados sin contemplar que es responsabilidad del estado crear los medios adecuados para la sistematización correspondiente.

Al violentar el estado de derecho identitario no solo proceden a reforzar la estratificación binaria, sino que siguen sustentando en lo cultural el no respeto por los géneros no biologicistas ni binarios.

Entonces cuando llegan las niñeces a la educación primaria inicial como a la secundaria, podemos observar dos situaciones, el retraimiento social manteniendo su identidad, o el retraimiento identitario para ser socialmente aceptade dentro de las agrupaciones de estudiantes.

Cabe destacar que en estos 3 años de trabajo territorial como operadora jurídica y siendo la encargada de la promoción de derechos identitarios y educación sexual integral, vi una fuerte presión de parte de les profesores conminando a les estudiantes al respeto y a la ubicación, como si las niñeces y adolescencias no comprendiesen la realidad identitaria que hoy conviven dentro de los ámbitos de promoción de conocimiento. Esta acción de imposición no hacen más que posicionar a las identidades transgéneros como seres débiles de respeto, no dejándole la posibilidad de materializar la relación social al momento de conocernos, trabando un doble posicionamiento de presión, a quienes damos las charlas y quienes las presencian.

A lo largo de esta experiencia he visto niñeces y adolescencias ser cuidadas por maricas, tortas y travas, tener un tío gay, una tía lesbiana, o una identidad transgénero dentro del ámbito familiar no les es extraño, les es extraño la insistencia que les quieren imponer dentro de los cánones como normal a quienes elles vivencian como familia, como seres afectivos en su marco familiar.

También he visto como niñeces y adolescencias ante mi presencia verbalizan su identidad, y donde sus compañeres le abrazan u otros como si nada y están de los otros en donde la binaridad ejerce presión con el mandato de la heterosexualidad. Observo además como constantemente se confunden la identidad sexual con la de género, pero no por les niñeces o adolescencias, sino por les mismes docentes, que en su ánimo de demostrar su capacidad resumen terminan ejecutando un discurso confuso y licuado de las temáticas identitarias.

Finalizando este marco contextual sobre lo que hoy nos reúne podemos entender como hay una diversidad de factores a mi entender en donde la llegada al ámbito universitario se transforma en un camino minado, para les estudiantes, profesores y personal no docente.


LA OPACIDAD DE LOS GÉNEROS Y EL CORRIMIENTO DEL VELO IDENTITARIO


En este marco contextual propongo que pensemos como esos pilares de fundación social que están al frente del anfiteatro social son pilares de entrada a la inclusión social, sosteniendo las categorías sexuales biológicas como columnas de ingreso y sobre estos pilares descansa un velo identitario que rodea el ámbito social que cree saber o ver ese velo identitario como verdad, el cual produce una opacidad identitaria, dicha interpretación surge en primera instancia de un texto de Carlos Maria Cárcova Profesor de Filosofía del Derecho quien desde sus textos respectos de los espacios problemáticos del derecho dice estos espacios problemáticos asociados a la producción de opacidad jurídica, ponen de manifiesto que el fenómeno del desconocimiento o no comprensión del derecho van mucho más allá de la simple ignorancia de la ley.”[3] Entonces comprendiendo esto vemos como se sabe de la existencia de la ley de identidad de género, pero ante la urgencia por la puesta en marcha de la misma hemos dejado que se despliegue una opacidad jurídica en donde creemos saber sus límites y alcances pero se pierden en la urgencia de la misma. Esto dio como resultado el velo identitario vale decir esa cortina que rodea al marco social establecido y sostenido desde esas columnas dóricas binarias, donde además descansa un orden dórico[4] binario, liso sin ser interpelado, donde su base hoy la vemos y sentimos endeble, sin sustentación solo por imposición de control normativo social, binario, biologicista y patriarcal.

¿y cómo podemos avanzar al corrimiento de este velo, como podemos mirar detrás de esa cortina social que no deja ver la problemática real de las identidades desvanecidas?

Nuevamente desde la teoría jurídica puedo tener una primera acción desde la teoría del velo societario[5], vale decir “el levantamiento del velo societario en derecho es aquella doctrina por la cual los socios de una sociedad mercantil permanecen obligados al cumplimiento de las obligaciones de la misma. La doctrina encuentra su fundamento en los principios de equidad y buena fe, suponiendo como tal una excepción al principio general de limitación de responsabilidad de los socios, especialmente en lo relativo a las deudas contraídas por la sociedad. De esta forma se permite a los tribunales eliminar el escudo de la persona jurídica, y alcanzar a las personas físicas que están detrás de la sociedad”.

Vale decir entonces que al correr este velo identitario procedemos a que la sociedad toda cumpla con los principios de equidad y buena fe para con las identidades transgéneros, siendo el estado responsable social por el cumplimiento de las leyes nacionales y tratados internacionales, es decir de llevar a lo cultural el mensaje de la responsabilidad social individual y ser solidariamente responsables con el cumplimiento de la ley de identidad de género, normas administrativas y leyes consecuentes.

Al correr este velo identitario corresponde poder ejercer en pleno derecho nuestra soberanía identitaria, ya no ser quienes nos autopercibamos y podamos comprometer jurídicamente al estado y a la sociedad el hacerse responsables por las problemáticas generadas hacia nosotres desde la sociedad toda y comenzar a comprender la necesidad de comprender que al principio de identidad humana como principio universal siendo superador de principio de dignidad humana.

[1] La palabra 'infancia' viene del latín 'infans' que significa 'el que no habla', basado en el verbo 'for' (hablar, decir).


[2] Ley de identidad de género Nacional Artículo 13. Aplicación Toda norma, reglamentación o procedimiento deberá respetar el derecho humano a la identidad de género de las personas. Ninguna norma, reglamentación o procedimiento podrá limitar, restringir, excluir o suprimir el ejercicio del derecho a la identidad de género de las personas, debiendo interpretarse y aplicarse las normas siempre a favor del acceso al mismo.


[3] file:///C:/Users/usuario/Downloads/5816-Texto%20del%20art%C3%ADculo-15339-1-10-20160704.pdf


[4] El orden dórico se caracteriza por un capitel de columna liso, sin adornos y una columna que descansa directamente sobre el estilóbato del templo sin una base.


[5] http://www.derecho.uba.ar/publicaciones/lye/revistas/95/la-realidad-detras-de-la-ficcion.pdf

  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono social Twitter
  • Icono social de YouTube

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com