• Travazona

Géneros en disputa: Tercera Marcha de los travesticidios y transfemicidios


Ayer se vivió un momento único luego de muchos años, la Marcha Nacional contra los travesticidios y transfemicidios me dejo un sabor amargo.

Vimos como de a poco el llamado a participar se cristalizó en forma más que positiva, así como también se empezó a visibilizar la acción partidaria, pero con una terrible nota negativa, en un principio el de no respetar la marcha, ni las directrices de la organización en cuanto su ejecución.

Vimos como después en una actitud despótica muchos partidos se pensaban que podían pasar por arriba de las columnas de las organizaciones lgbti y principalmente trans, que es la que le dio el impulso a esta marcha, hasta hace más de 3 años inexistente y sin importancia. Pero al vislumbrar el poder de llamado y convocatoria de una como una temática tan particular como los asesinatos de las femineidades travestis y trans, ya se ve además como desde lo cisgénero se pretende equiparar las acciones deshumanizantes hacia nuestro colectivo travesti trans, olvidándose de los privilegios de binaridad que posee cada persona que no se para en su cuerpa política, no se para en esa incomodidad existencial que relata Susy Shock como modo de vida y existencia.

El querer equiparar los cisgéneros las violencias sufridas del colectivo trava trans que está siendo diezmado, es otra vez tomar a las travas para catapultar aquello del colectivo lgbti que uso a las travas principalmente y a las trans, pretendiendo ahora acomodar el discurso de desigualdad a favor de quienes tienen categorías de privilegios establecidos y accionados, echando por tierra ese intento de aprovechar la realidad trans para construir un discurso de abandono que no es tal.

Vimos positivamente la acción de reclamo político de las masculinidades travestis y trans, haciendo una aparición concreta desde su activismo o militancia fuera del proteccionismo que muchas organizaciones intentan realizar con acciones similares la toma y daca en pos de una supuesta equidad.

Pudimos escuchar a los hombres trans y masculinidades trans los desaciertos judiciales, las políticas persecutorias y violatorias por parte de ciertos aparatos de articulación del estado. En líneas generales muchxs de les oradorxs del juicio de ética feminista hicieron un reclamo de conceptos y situaciones establecidos a quienes su seguridad jurídica y publica está protegida por la norma, pero que en muchas personas trans no ejecutan acción real directa, sino acción de violencia residual concreta sin posibilidad de reclamo alguno, ya que no se está garantizado algún derecho escrito sobre nuestro Colectivo.

La presencia de la temática de infancias trans, puso en el tapete lo critico y vetusto del la ESI y el sistema educativo, que posee un eje de negación patriarcal respecto de las identidades de niñeces trans, así como también los establecimientos educativos realizan actos de violencia y discriminación, mientras vemos como se acaloran hablando de la ESI, una ESI que atrasa y con muchas ganas.

Respecto de la situación de conflicto interno dentro de las representantes del colectivo travesti trans, que solo se ve la disputa de géneros por construir poder desde una situación universal y milenaria respecto de la prostitución, solo me queda decir que muchas nos sentimos defraudadas cuando desde la concepción de moralina cruzada borran el eje real mas allá de la problemática que no quieren discutir porque quieren ganar la certeza y la razón de la verdad: a las travas y trans nos matan en el mismo universo constituido del abolicionismo y reglamentarismo, sea cual fuere.


Y aun sumamos mas componentes: cupo laboral trans, ley de identidad, reconocer es reparar, ley integral trans, acá hay un factor que sublima todo eso que pretenden darle categoría en escalafón de importancia, corriendo el eje real del quiebre, nuestros asesinatos, y él como todavía no nos ponemos a pensar que el cambio desde lo social se debe hacer desde las estructuras de poder del estado, y empezar a propalar conocimiento de nuestras existencias a las adolescencias y niñeces que de a poco ven el camino de la libertad como la salida a la pacificación interna que necesita el colectivo de una buena vez.


ALEA JACTA EST!

3 vistas
  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono social Twitter
  • Icono social de YouTube

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com