• Travazona

DERRAME FEMINISTA

LA PERCEPCIÓN DE LAS POLÍTICAS DE MERCADO EN LA LUCHA FEMINISTA


Muchas veces nos preguntamos por qué hay ciertas estructuras dentro de las acciones políticas y de lucha feminista en donde se observa acciones de desvanecimiento identitario y otras acciones de abundamiento de lucha con las diferentes problemáticas sociales e identitarias que abraza el feminismo de manera universal.


Y vemos como ciertos mecanismos económicos neoliberales se imprimen sin percibirse en la lucha feminista al momento de arremeter contra las lógicas patriarcales, tal es el caso de la campaña por el aborto seguro, legal y gratuito; donde se tuvo que vencer desde hace varios años el asunto de la preocupación de la lucha de las clases identitarias y sociales de los más bajos estratos, que puedan ser invisibilizadas por la lucha real de la hegemonía feminista como grupo de mayor presión y poder dentro del campo político feminista.


Es cierto y siempre recordamos en diferentes encuentros plurinacionales, en paros internacionales y otras acciones de las masas de feminismos, que se olvida constantemente la inclusión en el discurso de los reclamos certeros de los otros grupos minoritarios. Se evidencia cómo por la preponderancia de la masa se especifica la lucha de la hegemonía feminista relacionada a lo binario, desguazando y diluyendo las problemáticas sociales estructurales de los colectivos no binaries, travesti transgéneros, lesbianas y migrantes debido a este continúo impreso económico-cultural que vemos arraigado en las acciones y las formas de pensamiento de la lucha feminista.


Entonces debemos primero entender que hay ciertas prácticas económico políticas que se cohesionan en la estructura de la lucha feminista desde el aparato partidario en donde siempre, ciertas supremacías de algún orden sociopolítico corren el concepto en este caso de transfeminismo.


Es frecuente escuchar en los ámbitos de la lucha social en contra de los oligopolios desde la dominación de clases respecto de la equidad de derechos el término Teoría de derrame, el cual, en breves palabras, para no meternos en profundidad en el campo económico, es desde la teoría económica neoclásica; como ciertas regulaciones son innecesarias dándole supremacía al aparato del mercado en perjuicio de los trabajadores y todos sus regímenes de seguridad social y laboral.


Vemos como estas regulaciones son aplicadas en países con éxito económico donde existe una clase media dominante que han progresado debido al producto de la inversión derramado por la decantación de las producciones del mercado y la riqueza, desde los más ricos hacia lo más pobres, entendiendo a estos últimos como los beneficiados.


De esta manera determinados grupos sociales obviamente con una carga de privilegios superadora en todo sentido, entiende que todo aquello que exceda a estos serán beneficio de aquellos que estén en una situación de inferioridad social o de posibilidad, entendiendo lo una ayuda por la decantación.


En estos días respecto de la discusión del abolicionismo o reglamentarismo vimos cómo diferentes alas de los feminismos binarios ejecutaron sus descargos, argumentaciones y visiones a futuro del hecho que podría suceder si el Estado reconoce las trabajadoras sexuales como parte de una fuerza laboral o las abolicionistas en su lucha por sostener que la prostitución no es trabajo; esto mostró a las claras la lucha de poderes en donde el feminismo binario sostuvo la lucha de estas posiciones, sin discutir y olvidando en muchos casos las situaciones de las identidades trangéneros y travestis.


Muchos que acompañan este movimiento o lucha de equidad social respecto a las multiplicidades identitarias y de géneros han entendido el claro mensaje que más allá de la decisión política del reconocimiento del trabajo sexual o el entendimiento de la lucha abolicionista, en ningún momento la lucha de estas dos ramas de los feminismos pidió opinión de las identidades travestis y trans.


La hegemonía feminista desde lo sexual y lo binario entiende que todo lo que se aplicaría en cuanto a derechos o reclamados establecidos para la mujer se decantan automáticamente a las demás identidades que son aliadas del feminismo.


Pero hete aquí que esta teoría o pensamiento del derrame identitario desde el feminismo no hace más que remarcar las diferencias estructurales y la gran falta de entendimiento, o que más que interseccionalidad haya paralelismos de lucha, que no se estratificaron en el mismo sentido, pero el discurso universal se entiende en un mismo fin.


Entonces al aplicar esta universalidad derechos sociales, políticos y laborales se pierde en la masa crítica la especifidad identitaria individual que puede llegar a producir un cambio paradigmático en el reclamo colectivo.


Entonces quienes producimos experiencias territoriales y acciones de lucha en el campo nacional y popular, también podemos visibilizar estas abstracciones teóricas en donde los presupuestos identitarios se amalgaman solo en lo binario, de quienes tiene un reconocimiento identitario dentro de la soberanía de un Estado y para aquellos que no acceden, terminar decantando en otras identidades no construidas culturalmente ignorando respecto de su no soberanía, creando un paralelismo perfecto con la teoría del derrame económica y política.



Agradecimiento para Luci Cavallero y Mateo Caro Morales.

PH: Ariel Gutraich

  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono social Twitter
  • Icono social de YouTube

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com