• Travazona

Cuerpos Sobrevivientes… esas piernas eternas


Vos sos Lara Kinder.(*)

El me reconoció (Luis Biglie) sus ojos del color de un mar de recuerdos me hizo tambalear, 25 años después, con mucho recorrido, con mucho olvidado.

Haciendo una búsqueda intensa en mi de memoria , él me recordó el lugar y debe haber sido tanto el dolor de haber estado en situación de prostitución y tantos dolores del cuerpo y del alma que mi disco rígido decidió borrar mi pasado todo, absolutamente todo.

El intento de travesticidio en mi casa, donde hoy aún vivo. Cuando con otra compañera de calle que hoy no recuerdo, se bajaron 4 flacos gigantes de una camioneta blanca a querer pegarnos por travas, y  recuerdo como a mi compañera la defendí zapato de acrílico en mano, clavado en la cabeza de ese energúmeno, lo cual nos dio la posibilidad de huir, y tantas otras historias, borradas, olvidadas como para que el dolor no vuelva y ocupe ese lugar donde las travas nos sostenemos tanto, desde la esperanza.

Y mi amigo me creía muerta, el destino más común de nosotras... muertas, tuertas, mancas, enfermas  o locas.

Y verme después de más de 20 años, ni la fecha recuerdo, tan fuerte es el obligado olvido  que no habrá chaman ni brujo en el mundo que me recupere esa historia de la cual me debo hacer cargo, para no olvidar todo lo que he pasado, lo que toda trava en algún punto ha pasado.


La misma cara, las mismas piernas (eternas) con kilos de más, gorda, vieja, hermosa y trava, mi épico destino de ser subyugada por todo aquello que no es bien visto socialmente.

Y la vieja foto juventud muestra  mi cara, mi alegría, esa alegría de hoy que  mantengo mas allá de los ataques de odio, mas allá de los intentos de extermino.

A una corta lista de sobrevivientes nos niega el estado a ser reparadas por tanto daño, aquello que las mismas leyes impusieron a seres humanos como delito, hoy se muestran displicentes en su decisión del craso error que, con nuestras vidas han cometido.


(*) era mi nombre artístico en un principio, con el que trabaje algunos años en un  boliches de los ’90, La Jaula: siendo relacionista publica y anfitriona, con el primer shows de strippers y bikini open conducido por una travesti en un boliche hetero.


La policía y los edictos mellaron mi trabajo, conduciendo mi vida directamente a lo aun hoy normado socialmente, las travas a prostiturse como único destino.

0 vistas0 comentarios
  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono social Twitter
  • Icono social de YouTube

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com