• Travazona

Crimen de odio a la identidad de femineidad travesti: Amancay Diana Sacayán



“…el travesticidio es también un femicidio…” escuchaba gritar en un vídeo a un varón privilegiado, incluido, con todos los pesos y contrapesos de nuestra Carta Magna a su disposición.


Movimientos feministas reclaman el crimen de odio al género de Amancay Diana Sacayán como un femicidio, el primer crimen fue que sus asesinos, ejecutores hayan descargado toda su ira y odio hacia una construcción identitaria disidente y excluida social.


El segundo crimen aún más fatal es querer incluirlo en una certificación por mandato social binario, cuando en realidad no nos puede caber esa figura legal por nuestra exclusión desde todos los ámbitos, dada nuestra condición de disidencias transgéneros.


No querer reconocer a las femineidades travestis como sujetas políticas con los mínimos derechos adquiridos al ser incluidas en la cartilla de seres humanos certificados por una ley, es seguir sosteniendo este aparato y arquetipo de modelo binario de construcción de identidad.


Es no querer tampoco cambiar esta estructura legal tan conformada en lo varón/mujer, y poder así sostener la figura legal particular y exclusiva de nuestra identidad dentro del marco normativo para las penas que le corresponden a cada cual.


Mas cuando la normatividad binaria no puede abrir en la Ley Penal Argentina la categoría de travesticidio debido al no entendimiento de la jerarquía constitucional como las de los tratados internacionales los cuales nuestro país es integrante de estos es donde se hace más difícil lo objetivo del proceso en cuestión.


-Cuando estamos incluidas las femineidades travestis como quienes tenemos derecho al RECONOCIMIENTO de nuestra identidad y al libre desarrollo[1].


– Cuando Toda norma, reglamentación o procedimiento deberá respetar el derecho humano a la identidad de género de las personas. Ninguna norma, reglamentación o procedimiento podrá limitar, restringir, excluir o suprimir el ejercicio del derecho a la identidad de género de las personas, debiendo interpretarse y aplicarse las normas siempre a favor del acceso al mismo[2].


Cuando está harto reconocido en la data incluida del crimen de odio al género femineidad travesti de Amancay Diana Sacayán como un travesticidio, ya que ella misma se autopercibia travesti, ¿porque la norma escrita debe ser analizada tan concienzudamente respecto a su autopercibimiento?


Si los jueces no quieren aceptar lo escrito y establecido, buscando alguna excusa o contrapunto para categorizar EL ACTO CRIMINAL, ¿Por qué debemos seguir exigiéndole al Estado y al Poder Judicial algo que esta normado,visibilizado en una universalidad identitaria?


Sería correcto de parte del tribunal quien lleva la causa reconocer que dado que el Estado Argentino no llevo ningún dato certero de los crímenes de odio a las identidades de genero atravesadas por estos, es necesaria una implementación a nivel gubernamental y estatal de poseer estudios en todas las áreas y así poder identificar la categoría travesti como categoría social, y sumar a esta investigación todas las categorías de disidencias de género y sexuales.


Si este es el impedimento desde lo legal para que el asesinato, con saña, alevosía, odio y violencia particularísima de Amancay Diana Sacayán sea reconocido como travesticidio, estaríamos sacrificando la categorización de este crimen en pos de la solicitud del estudio social de las identidades travestis, para luego proceder a la conformación legal circunscripta al crimen de odio a las diversidades de géneros y sexuales.


Y ante tamaña invisibilización de los actos cometidos por otros hacia nuestras corporalidades nuevas en todos los marcos sociales, políticos y culturales, sería necesario además que los crímenes menores hacia las identidades se empiecen a tipificar por la particularidad del odio, una simple agresión en la calle que corresponde a una amenaza, también debería tener su descripción particular si la acción así lo revistiera de amenaza a la identidad de género.


Siguiendo esta línea de razonamiento, podríamos establecer la ruta de acción directa de un crimen de odio particularísimo a las personas transgéneros, dada la descriptiva y lo circunscrito de la acción al género en cuestión.


Al avanzar en la categorización en las acciones de odio a lo NO BINARIO, y dándoles un reconocimiento y categorización particular, a aquellos crímenes y acciones de odio inentendibles y al momento inclasificables por el Sistema Legal Argentino,  podremos llegar a hacer para que El Poder Judicial, La Corte Suprema de Justicia de la Nación y las Cortes Internacionales entiendan los motivos, razones, acciones y demás actos que delimiten los crímenes propios y particularísimos a nuestro colectivo como travesticidios.


El asesinato de Amancay Diana Sacayán es un crimen de odio a la identidad de femineidad travesti.

2 vistas
  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono social Twitter
  • Icono social de YouTube

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com